Manual del foro" /> Buzón del Foro" /> Presentémonos" /> Eventos y Felicitaciones" /> Conozcámonos" /> Vamos a compartir" /> General" /> Autores" /> Columna literaria" /> Grupo de lectura" /> Taller de Lectura" /> Publica aquí tu Relato" /> Publica aqui tu Poesía" /> Taller de Poesía" /> Taller de Prosa" /> Otros juegos literarios" /> Nuestros certámenes" /> Otros certámenes" /> Pintura y Escultura" /> OFF-TOPIC" /> Café Gijón" /> Otros Juegos" /> Pasatiempos" /> Misterios sin resolver" /> Promociono tu obra" /> Foreros Ilustres" /> Editoriales y Agentes Literarios" /> FORO SOLOLITERATURA :: PAULO COELHO
FORO SOLOLITERATURA FORO SOLOLITERATURA
PRIMER CERTAMEN ABIERTO DE POESIA DE SOLOLITERATURA, LEER LAS BASESPor la literatura y la cultura en general
 
 chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 
Bienvenido a mi foro
PAULO COELHO

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Portal » Foros de discusión -> Autores -> Entrevistas Publicadas de Autores
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Pilar




Registrado: 06 Nov 2008
Mensajes: 1522
Ubicación: Logroño
Reputación: 328Reputación: 328
votos: 17


MensajePublicado: Dom Ene 18, 2009 1:54 pm    Asunto: PAULO COELHO Responder citando

PAULO COELHO: EL ALQUIMISTA DEL SIGLO XXI

CON SU ÚLTIMO LIBRO RECIÉN PUBLICADO, VERONIKA DECIDE MORIR (ED. PLANETA), PAULO COELHO, EL MAYOR FENÓMENO LITERARIO Y SOCIOLÓGICO DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS, VUELVE A SEMBRAR LA POLÉMICA A SU ALREDEDOR, APOYADO POR MILLONES DE FANS EN TODO EL MUNDO Y DURAMENTE CRITICADO POR LA CULTURA ACADÉMICA. EL AUTOR DE EL ALQUIMISTA NOS EXPLICA SU MUNDO Y SU PERSONAL VISIÓN DEL FUTURO MÁS INMEDIATO.

GENERACIÓN XXI: Paulo Coelho no está demasiado bien considerado por la crítica, ni como novelista ni como pensador...

PAULO COELHO: La crítica literaria es muy ortodoxa, con unos parámetros fijos y anticuados. Yo vengo con un lenguaje muy nuevo, que llevo desarrollando durante doce años: ir directo al tema. El contenido es mucho más importante que la forma para mi, mientras que la literatura viene experimentando interminablemente con la forma y ha perdido contacto con el lector y con el contenido...

G. XXI: Más de un pensador le ha acusado de simplista.

P.C.: Porque hablo de cosas que no son políticamente correctas: del lado femenino de la existencia. De la intuición, del lenguaje de las señales, de los símbolos, mientras vivimos en un mundo totalmente cartesiano. La Razón es importante, pero siempre que se fusione con la compasión, con entregarse a la vida.

G. XXI: Eso suena bastante junguiano.

P.C.: Jung fue una de las personalidades claves del siglo pasado. Quizá le preocupó demasiado ser reconocido académicamente, y eso le hizo perder un poco el norte. Pero la mayor parte del tiempo fue un hombre genial, mucho más importante que Freud. Yo hablo mucho de símbolos, y a través suyo me dirijo a lo que Jung llamaba el lado numinoso de las personas.

G. XXI: Quizá por eso tu obra es asociada al esoterismo, cosa que creo te molesta...

P.C.: Aunque hable de un universo espiritual, religioso, mis libros no tienen nada de esotérico, de enseñanza. La palabra griega "esotérico" quiere decir "la parte de dentro". Por eso no puede existir la literatura esotérica, desde el momento que es literatura se convierte en exoterismo, con "x". Ni siquiera El Alquimista trata estrictamente sobre Alquimia.

G. XXI: Pero si uno introduce "Crowley" en Internet aparecen links que te llevan a Paulo Coelho...

P.C.: Naturalmente. Es mi historia y la de mis búsquedas. Viví el esoterismo hasta donde pude, pero, con todos mis respetos, me parece un mundo elitista. Conocimientos solo para elegidos... ¿Dónde están las personas comunes, como tú o como yo? Lo que encontraba en los libros más complicados se encuentra en la Naturaleza más sencilla.

G. XXI: ¿Qué piensas ahora de Crowley?

P.C.: Fue un revolucionario de la magia. Puso las cartas boca arriba y se atrevió a decir todo en sus libros, para que la gente que quisiera saber los leyera... El problema es que acabó creyéndose demasiado su propio personaje, cosa que no hacemos ni yo ni las personas inteligentes.

G. XXI: ¿No temes ser considerado más gurú que escritor?

P.C.: Es imposible que se cree la idea de gurú, porque para eso sería necesario el contacto físico. Los gurús no fuman, ni comen carne, ni beben vino... Yo hago las tres cosas. El escritor siempre será un ser solitario. Nunca puede saber de qué manera llega su libro, no su mensaje, que debe sacarlo cada lector, sino el libro. Recibo cientos de e-mails y solo unos pocos se dirigen a mí buscando consejo. Entonces solo contesto una cosa: "No hay otra virtud que ser valiente", como decía Borges. Afortunadamente, la mayoría son de gente que me da las gracias, que discute mis ideas o que quisiera conocerme.

G. XXI: Pero a veces en tus libros parece que dieras consejos de autoayuda...

P.C.: En mis libros aparecen frases que se pueden tomar como aforismos, pero eso ocurre con todos los libros, desde La montaña mágica hasta los de Henry Miller. Si se sacan las sentencias del contexto parece que estuviera enseñando algo, pero nunca imparto enseñanzas. Para comprender mis ideas hay que leer la novela completa. Por ejemplo, en Veronika decide morir no hay bien ni mal. No hay el pobre enfermo torturado ni el enfermero brutal que simboliza la maldad. Mi universo no es maniqueista. Para mi Dios es el bien y el mal. Y siendo el bien en el mal está presente en el todo.

G. XXI: En Veronika decide morir han desaparecido casi todas las connotaciones simbólicas... ¿Es tu renuncia definitiva a ese lenguaje un poco esotérico?

P.C.: En absoluto. Esa era mi intención con este libro concreto, donde cuento muchas experiencias que viví en mi juventud, internado en un psiquiátrico. Pero no tengo intención de encasillarme. Si mañana creo que debo escribir un libro complejo y extraño, yo que sé, El Mago Negro o algo así, sobre mi vida en el ocultismo, lo haré.

G. XXI: De la magia a la tecnología: eres un fanático de Internet.

P.C.: Internet es el nuevo comunismo, es lo que desestabilizará al actual sistema capitalista. Da la libertad de decir lo que pensamos, y contactar de inmediato con otras personas que piensan igual.

G. XXI: ¿No crees que pueda perjudicar al escritor y al libro en general?

P.C.: Se dice que Internet sirve para que la gente invente personalidades falsas, y así es al principio, pero la gente que se crea esas personalidades acaba, gracias a ello, dándose cuenta de quienes son realmente. La idea de que Internet aísla a la gente es absurda. Se vuelve al placer de leer gracias a Internet. Todo el mundo puede leer y escribir en la red. Eso sí, con un lenguaje nuevo, el de los e-mails, que estará absolutamente vigente en el futuro.

G. XXI: ¿Cómo no hemos visto una película sobre El Alquimista?

P.C.: Vendí los derechos de El Alquimista a Hollywood, a Sony, en 1993, inocentemente. No he vuelto a vender ninguna novela al cine. Mis libros necesitan sobre todo la capacidad interactiva del lector, si se le dan ya interpretados, como ocurre en el cine, pierden mucho. Eso no quiere decir que nunca vaya a vender. Hace poco me encontré con la actriz Isabelle Adjani, que tenía interés en hacer A orillas del río Piedra me senté y lloré, con un director francés que hizo una película sobre Santa Teresa de Lisieux. Ella ya había interpretado a Camille Claudel... me pareció un contacto más humano. Sin embargo, El Alquimista está en manos de las majors. Lo intenté recomprar, por el doble de su precio, 540.000 dólares. No aceptaron.

G. XXI: ¿Te han enseñado algún guión?

P.C.: Me han enviado varios, pero descarté todos. Me gustó uno de Claude Lelouch, pero no lo quisieron porque su película más reciente fue un fracaso comercial en los Estados Unidos. No tengo ningún poder de veto, pero tampoco quieren que vaya diciendo después "qué porquería de película". Podrían perder muchos de mis millones de lectores. Por eso me envían los guiones, por diplomacia. Guiones horrorosos. El Alquimista trata de un pastor que viaja a las pirámides, y pusieron un niño que juega al béisbol y cuyo sueño es un rancho en Texas. Patético. Es la lucha por vender en lo que llaman mercado doméstico. No sé quién podría hacer El Alquimista... Una película que me gustó mucho y tiene que ver con este universo simbólico del que hablábamos fue Matrix. Es el tipo de gente que me encantaría que lo hicieran, pero nunca los van a dejar.

G. XXI: Nunca se sabe, la gente de Hollywood está loca...

P.C.: Cierto. En el 96 me ofrecieron establecerme allí como guionista, y rechacé el ofrecimiento tres veces. Porque sé que allí el escritor está por debajo de todo el mundo. He leído mucho sobre cómo los escritores de Hollywood acaban siempre frustrados.

G. XXI: Me imagino que tu relación con un dibujante como Moebius fue distinta.

P.C.: Moebius es una persona extraordinaria. Le conocí y nos hicimos amigos, he estado varias veces en su casa... Tiene ese entusiasmo e inocencia que son tan importantes para dibujar. No es una inocencia infantil, sino la inocencia de la gente que ha vivido, que puede mirar el mundo sin miedo. Porque sabe que tiene una espada y que en el momento en que necesite cortar una cabeza, la cortará sin piedad. Pero como tiene seguridad en la espada, se puede dar el lujo de ser inocente.

G. XXI: Siendo brasileño es raro que no te hayas interesado en el Candomblé...

P.C.: Lo conozco y es un mundo muy hermoso. Pero no soy suficientemente inocente ya para entrar en él. Es un mundo popular, muy sencillo y mágico, y yo no tengo ya la ingenuidad, la , por así decir, blancura necesaria para participar de él.

G. XXI: Te defines católico, pero en tus obras hay temas como el suicidio o la masturbación, que molestan a los católicos...

P.C.: También hablo del rostro femenino de Dios, que muchos católicos no aceptan. Creo que en el mensaje de Jesús está todo, pero también creo que la religión es un componente cultural y no una verdad absoluta. Mi búsqueda espiritual no la puedo transferir a mi Iglesia y es un búsqueda que plantea cosas que no están en sus cánones y que planteo con honestidad, como las veo.. Odio el integrismo. Es la falta de fe, algo que no tiene lógica y no se puede parar. Con el fanatismo religioso se entra también en el mundo simbólico, pero en el de Kali, el de la destrucción. Ojo, no me refiero solo al Islam. Acá también tenemos integrismo y no digamos en Estados Unidos. De allí vienen los tabús y el conservadurismo. Después de tanta lucha por la libertad caminamos hacia una sociedad de prohibiciones, una sociedad del No. Yo soy un escritor que es católico, no un escritor católico.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Portal » Foros de discusión -> Autores -> Entrevistas Publicadas de Autores Todas las horas son GMT + 1 Hora
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group

Crear foro | foros de Literatura & Poesía | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para hosting especialidado en foros phpbb ssd en Desafiohosting.com